martes, 25 de enero de 2011

Libros: La casa del bosque

Charles Ingalls, su esposa Caroline y sus pequeñas hijas Mary, Laura y Carrie viven en una casa construida con troncos en Wisconsin, en pleno bosque, allí donde encontrarte con osos en busca de miel para atiborrarse, o que tu perro te salve instintivamente de ser atacada/o por un puma es de lo más normal del mundo. Pero allí encuentran también el apoyo de la familia paterna: de la incombustible y alegre abuela, el trabajador abuelo -especialista en extraer la resina del arce, con lo que nunca le falta el azúcar a esa familia (y lo digo en su doble sentido)- y toda una serie de tíos y tías, traviesos primos, educadas primitas y bebés rollizos. Y de esa manera transcurren los días, con la relación de los sucesos que Charles cuenta a sus niñas, unas veces ciertos, otras parece que no tanto.

La casa del bosque es la primera novela de la serie de libros de "La casa de la pradera" , escritas por Laura Ingalls Wilder, que daría lugar a la serie de televisión que tanto nos gustó y lo sigue haciendo con el tiempo. Esta parte yo creo que es incluso un poco previa -creo recordar- a lo que se cuenta en la mini serie más reciente, ya que es la etapa que la familia pasa en Wisconsin, cerca de la familia y todavía sin que se nos de ni siquiera una pista de la idea del emprendedor Charles de llevarse a su mujer e hijas a otras tierras.

No sé muy bien por qué, pero no me gusta mucho la edición que la editorial Noguer ha hecho de los siete libros de la serie (se agradece que los hayan sacado, pero ya podían aprender del Círculo de Lectores y los libros de Lucy Maud Montgomery): no me agradan especialmente ni las tapas flexibles, ni las hojas ni tampoco el tipo de letra; sí me parecen mucho mejores y acertadas las ilustraciones. En este libro, el problema, tal vez es que la narradora, Laura, es demasiado pequeña (tiene 4-5 años), así que más que sus propias vivencias en relación con la familia se trata de narrar las historias que le cuenta su padre, protagonizadas por él o por otros miembros de su familia, aunque también hay espacio para sus momentos más especiales, como las Navidades en familia o el baile en casa de los abuelos.
 
Hay que decir que se trata de un libro (tanto éste como los posteriores) recomendado para mayores de 10 años. Es decir, juvenil. Ahora bien, a mí me parece una lectura bastante interesante para otro tipo de edades, sobre todo si se tiene cierto interés por la Historia o por los modos de vida en otras épocas y más en una que, la verdad, termina resultando muy atractiva, como es la mitad del siglo XIX en Estados Unidos.
Pues, ea, ya tenemos a la familia Ingalls en nuestras vidas: a ver cómo les va a partir de ahora.

Colaboradora honoraria: Cinecita

2 comentarios:

  1. Qué gran articulista ha perdido el mundo de la crítica literaria... Felicidades (si no se lo dice una, quién lo va a hacer)

    ResponderEliminar
  2. Dí que sí, porque yo lo valgo, jajaja.

    Efectivamente, la miniserie comienza con el final de este libro, cuando Charles y la familia se despiden de los abuelos en la casa del bosque y van en busca de su futuro en la pradera. Esa miniserie está basada en el segundo libro de la serie, llamado precisamente "La casa de la pradera". Pero seguro que ya te lo estás leyendo.

    A mí lo de la edición no me parece tan mal. Será que ya estoy acostumbrada a leer en ebook y todo lo que sea papel me sobra un poquito. Una ya tiene una edad, y esas letras tan pequeñas que traen algunos libros son insoportables, sin contar con lo que pesan otros. No es el caso de estos libritos, que al ser edición para niños pesan poco. Y sí, las ilustraciones son preciosas.

    ResponderEliminar