lunes, 7 de febrero de 2011

Laura Ingalls Wilder

Tal día como hoy, un 7 de febrero pero de 1867, nacía la segunda hija de Charles Philip Ingalls y Caroline Quiner, a la que pusieron por nombre Laura Elizabeth. Nacía en una cabaña de madera en los bosques cercanos a Pepin, Wisconsin. Tuvo cuatro hermanos: Mary Amelia, la mayor, Caroline Celestia, conocida como Carrie, Charles Frederick, que murió siendo un bebé, y Grace Pearl.

Durante la infancia de Laura, la familia Ingalls se trasladó varias veces a distintas localidades, hasta que finalmente se instalaron en DeSmet, Dakota del Sur, en 1880, donde por fin Laura pudo asistir al colegio de forma habitual. En este pueblo conoció a Almanzo James Wilder, que era hermano de una de sus profesoras, y con el que se casó el 25 de agosto de 1885. Al año siguiente nació su hija, Rose Wilder Lane, que llegó a ser una conocida periodista y escritora, y que fue la que ayudó y animó a su madre para publicar los libros sobre su infancia.



Pero el matrimonio Wilder tuvo muy mala suerte los primeros años de su matrimonio, pues ambos enfermaron de difteria, y a pesar de que sobrevivieron, Almanzo quedó afectado con una parálisis temporal de la que se curó pero cuya secuela sería tener que llevar bastón para caminar el resto de su vida. A ello, que hizo que no pudiese realizar el duro trabajo de la granja, se unió una terrible sequía que asoló la zona en 1889-90, que destruyó la cosecha y que aumentó las deudas y la pobreza de la familia. Pero lo peor de todo fue la repentina muerte de un hijo que tuvo Laura en agosto de 1889, al que ni siquiera dio tiempo de poner nombre. Ese mismo mes Laura y Almanzo perdieron la casa en un incendio. No tuvieron más remedio que mudarse a la granja de los padres de Almanzo en Spring Valley, Minnesota, donde ambos pudieron reponerse de su mala racha. Un par de años después se fueron a Florida, volvieron a DeSmet y por último se instalaron definitivamente en Mansfield, Missouri, donde compraron una pequeña granja que poco a poco fueron ampliando, especialmente después del éxito de los libros de Laura, que fue cuando realmente empezaron a ganar dinero. Cuando se publicó su primer libro, Laura tenía ya 65 años, diez menos que su marido. Laura murió el 10 de febrero de 1957, tres días después de cumplir los 90, en su casa de Mansfield.

5 comentarios:

  1. He leido la biografia de la familia Wilder y de verdad que parece al mas estilo culebrón. Primero la enferemdad de difteria, que deja a Almanzo invalido para el resto de su vida para realizar trabajos duros, después la sequía que arruina a la familia. Para colmo el fallecimiento de su bebe y por si fuera poco se le incedia la casa.... Pero...¡por favor!..... esto es al mas puro estilo kafkiano. Esto lo vemos en una serie y llegamos a decir: "que exagerado son los guionistas" o comentarios tipo "los guionistas se han pasado 3 pueblos". Pero es que todas esas calamidades les pasó a esta familia y tuvieron la entereza moral de seguir con sus vidas.

    ResponderEliminar
  2. Una parte de esto sí que lo vimos, ¿no?, con todo el drama de la sequía y la enfermedad de Almanzo, que se vuelve muy borde. Estaría curioso ver una foto de ellos dos cuando jóvenes, a ver si tenían cierto aire a los protagonistas de la serie. Y es que el actor era bastante monín.

    ResponderEliminar
  3. Sí, hay foto. La pondré dentro de poco. Pues sí, el Almanzo televisivo era monín, pero actualmente está bastante rarillo, y es que los cuerpos se estropean que es una barbaridad. Búscalo en el google y alucina.

    ResponderEliminar
  4. Se Nota que Laura ingalls fue una gran persona con muchos problemas pero se recupero y siguió su vida

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esta historia de vida d LauraI ingalls,me encantaria poder leer su libro mi pequeña casa en la pradera,pero no tengo idea como conseguirlo.

    ResponderEliminar