domingo, 20 de febrero de 2011

Receta: Bizcocho cubierto de chocolate

He aquí un básico de la cocina que siempre apetece y que es facilísimo de hacer. En la serie de La casa de la pradera era el regalo típico en un cumpleaños, un buen bizcocho casero cubierto con una capa de chocolate fundido. Las niñas Ingalls le preparan uno a su madre en un capítulo, no recuerdo si en la primera o segunda temporada, y dejan la mesa del comedor llena de trastos y harina. La madre les regaña por desordenadas y de pronto aparecen ellas con su tartita recién hecha. A las pobres no les había dado tiempo nada más que de esconderse para darle la sorpresa. Lógicamente, cuando Caroline ve la tarta se echa a llorar de emoción.



La receta que propongo es muy fácil de hacer y tiene asegurado el éxito. He probado muchas recetas de bizcochos, pero desde que probé esta ya no hago otra. Es la que hicieron Sor Liliana y Sor Beatriz en el programa Bocaditos de cielo de Canal Cocina, y que podeis encontrar en su nuevo libro Delicias celestiales, con montones de recetas a cual más dulce y deliciosa. Le llaman Bizcocho conventual, y los ingredientes son:

  • 3 vasos de harina
  • 2 vasos de azúcar
  • 4 huevos
  • 1 vaso de aceite de girasol
  • 1 vaso de leche
  • Ralladura de 1/2 limón
  • 1 sobre de levadura Royal
  • Mantequilla
Batimos los cuatro huevos un poco y vamos añadiendo el azúcar poco a poco. Añadimos la leche, después el aceite, la ralladura de limón, y seguimos batiendo. Vamos echando la harina (con la levadura incorporada) poco a poco. Untamos un molde de mantequilla y lo espolvoreamos con harina. Vertemos la mezcla y metemos en el horno a 180º durante una hora y cuarto más o menos.

Para la cobertura de chocolate ponemos al fuego 200 ml de nata líquida, y cuando empiece a hervir se retira del fuego y le añadimos 150 gr de chocolate de cobertura troceado y una cucharada de mantequilla. Movemos bien con unas varillas hasta que se derrita el chocolate, y vertemos por encima del bizcocho.

El resultado será como este (de otro capítulo de la serie en el que celebraban el cumpleaños del hijo mayor adoptivo del Señor Edwards):

¡Buen provecho!

2 comentarios:

  1. No hay nada como una buena tarta de chocolate para levantar el ánimo jejeje. No me extraña que la Caroline llorará cuando vió la tarta. Yo también lloraría de emoción jejeje.

    ResponderEliminar
  2. Que niñas más aplicaditas siempre: haciendo sus tartitas, ayudando en casa... Qué monas ellas...

    ResponderEliminar