miércoles, 16 de febrero de 2011

Receta: Pan casero

Una de las cosas que más me gusta de las pelis es ver lo que comen. Me encanta la cocina, y siempre me fijo en lo que hay sobre la mesa en una escena, desde el mantel hasta la vajilla y la comida. Y en La casa de la pradera hay muchas escenas a la mesa. Caroline es una excelente cocinera, tanto en la serie de televisión como en la serie de libros, y su familia disfruta muchísimo con sus platos, especialmente su marido, Charles, que además es muy comilón. Ya iremos viendo esos platos que se cocinaban en el siglo XIX en el Oeste americano, especialmente lo que Laura nos cuenta en sus libros, donde describe a menudo los desayunos, almuerzos y cenas de su familia.

Hoy, para comenzar esta sección de cocina, voy a poner la receta de pan casero que uso más a menudo. Es la más sencilla del mundo y sale un pan riquísimo, pero sobre todo queda un olor a tahona en la casa que es irresistible. Por cierto, que me animé a hacerlo viendo esos panes tan ricos que saca Caroline de su horno portátil. Hay cientos de recetas por la red, pero esta es de las más habituales. Los ingredientes son:

- 500 gr de harina de fuerza
- 300 ml de agua a temperatura ambiente
- 1 sobre de levadura de panadero
- 1 cucharadita y media de sal

Esto es lo básico, pero se le puede añadir una cucharada de miel, que hace que la miga dure tierna más tiempo, o un poco de aceite de oliva para aromatizar, una cucharadita de azúcar, etc. Pero con los cuatro ingredientes básicos ya sale un pan delicioso.

No tienen una forma perfecta, pero el sabor es insuperable.


Se mezcla la harina con la sal y la levadura, y se hace un volcán. En el centro se le añade el agua, y se empieza a mezclar todo con una cuchara. Cuando estén los ingredientes mezclados podemos seguir amasando con la mano echando la masa en una mesa enharinada, y se mezcla hasta que quede elástica (puede que necesitemos añadir un poco más de harina si la masa está demasiado húmeda).

Mis panes.


Dejamos reposar la masa con un paño humedecido por encima, al menos una hora u hora y media, hasta que doble su tamaño. Pasado ese tiempo amasamos de nuevo y le damos la forma que queramos, y dejamos reposar otros 30 minutos más o menos. Le damos unos cortes a la masa y espolvoreamos un poco de harina, metemos al horno precalentado a unos 180-200º, y dejamos cocer durante una hora más o menos. Tanto los grados como el tiempo dependen del horno en cuestión. Habrá que estar pendiente, aunque el olor a pan recién hecho nos dirá cuándo está listo. Y nada, se saca y se pone a enfriar en una rejilla.
Ni punto de comparación con el pan comprado en la tienda, aunque eso sí, hay que tener tiempo y ganas de hacer pan todos los días. Pero bueno, de vez en cuando sí que es un lujo que nos podemos permitir.

8 comentarios:

  1. ¿Y si abrimos uno de esos panes y le ponemos una zurrapita de manteca colorá -o blanca, lo mismo me da-? En fin, buena cosa para iniciar hoy mi andadura por Internet, que lo he tenido todo el día estropeado. Por cierto, yo no me fijo demasiado en el tema de las comidas, pero si recuerdo que en los libros que me he leído ya algunas de ellas me parecen "pelín" repugnantillas.

    ResponderEliminar
  2. Jopé, hacer comentarios resulta más dificil que sacarse unas oposiciones a notario.

    ResponderEliminar
  3. Siento lo de los comentarios, pero no puedo hacer nada, es cosa de Blogger...

    Jo, qué rica la zurrapa, sea del color que sea, aunque prefiero la colorá.

    Bueno, ellos comían lo que podían los pobres. A mí hay cosas que no me gustan, pero en esa época se comía a menudo y gustaban mucho, como las gachas, o el pan con melaza. Son cosas que nunca he probado, pero en su época debía ser comida de dioses. Hoy tenemos afortunadamente tanta variedad para elegir que ya no podemos hacernos una idea de lo que sería tener cuatro cosillas para comer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No, si todas esas cosas me parecerín bocaditos de cielo... Yo he leído ya un par de platos (que ahora mismo no recuerdo) y hasta el nombre me parecía asquerosillo.

    ResponderEliminar
  5. Muy lindo Valera todo lo que publicaste en este blog, hice un enlace con el mio, para seguirte.
    Ùrsulyta.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu comentario, Úrsulyta. Me alegro de que te guste mi blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de haber encontrado este maravilloso blog.Soy una apasionada de películas y series antiguas. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Noemi. Bienvenida, y perdona por haberme retrasado tanto en contestar. En cuanto pueda seguiré actualizando.

      Saludos.

      Eliminar