lunes, 25 de abril de 2011

Chaleco de crochet

Esta semana santa he estado trabajando en un chalequito de crochet (o ganchillo) que se le había antojado a mi madre. Vimos la lana en una tienda y se le fueron los ojos tras ella, pero sólo quedaban un par de ovillos de 100 gr, y me dijo la dependienta que probablemente no traerían más, así que descarté el proyecto. Pero unos días después ví que habían traído montones de ovillos del mismo color (pa fiarse de algunas, vamos), así que compré 5 ovillos y busqué entre mis revistas un motivo bonito. El diseño lo hizo mi propia madre, así que sólo tuve que seguir sus indicaciones sobre el largo, el ancho, la forma del escote o el nº de botones, y lo demás, es decir, la tarea de hacerlo, corría por mi cuenta.

Aquí un detalle del punto
Y ayer por fin lo terminé. Es muy facilito, y sólo se tardan unos 3 o 4 días en hacerlo. Sólo hay que buscar un punto que nos guste y repetirlo. Como terminación hice un filo en punto cangrejo, porque no me gustaba cómo quedaban las puntillas normales, ya que la lana es un pelín gruesa (tuve que usar un ganchillo del nº 5), pero con el punto cangrejo me parece que queda muy fina. Me ha sobrado casi un ovillo, y ha salido un chaleco de la talla 44 más o menos.

Y bueno, creo que es un bonito regalo para el día de las madres, que es el próximo domingo. Me encanta el crochet. Lo hago desde hace más de 20 años. Me enseñó a coger el ganchillo y hacer mis primeras cadenetas mi suegra, ya fallecida hace años, pero luego aprendí yo solita a base de practicar todo lo que podía y veía en revistas. A mi suegra le encantaban las primeras cosillas que hacía. Le parecía increíble que aprendiera sola, pero la verdad es que poniendo interés y teniendo alguien a tu lado que sepa para que te guíe un poco la cosa solo puede ir bien. Y lo fundamental es que te guste. He hecho montones de cosas, pero nunca había hecho ropa de adultos, así que este es mi primer chaleco de persona mayor (de bebés he hecho muchísimas cositas, y para casa también). Y bueno, para ser el primero me ha gustado mucho cómo ha quedado.

5 comentarios:

  1. Tu suegra, la pobre, qué te iba a decir, pues que le gustaba... Es broma... Es bonito el chaleco, aunque lo que me extraña es el color, tan alegre.

    ResponderEliminar
  2. Es un color muy bonito, un rosa tirando a lila precioso. Le queda muy bien, y le ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, se me acaba de ocurrir: ¿se puede decir también croché? Es que me suena mejor así que diciendo crochet, que parece el nombre de un golpe de boxeo.

    ResponderEliminar
  4. En este artículo también había puesto un mensaje, preguntando si también se podía escribir croché: es que a mí me gusta más porque terminado en t parece un golpe de boxeo.

    ResponderEliminar
  5. Yo lo he visto escrito de las dos formas, aunque realmente la palabra en español es "ganchillo", que es la que se ha usado de toda la vida. Pero entre croché y crochet prefiero la segunda, que es como se escribe en francés y en inglés. Creo que hay un golpe de boxeo llamado así, pero eso sí que me suena raro a mí, jajaja.

    Pues eso, crochet es más internacional y lo entiende todo el mundo.

    ResponderEliminar