miércoles, 18 de mayo de 2011

Quilting Bee

Hace un tiempo buscaba información en Internet sobre el acolchado en patchwork y por casualidad encontré esta expresión tan extraña (a mí al menos me lo parecía), Quilting Bee. Y ví un cuadro maravilloso de unas mujeres reunidas en torno a una mesa (en realidad era un bastidor, pero yo no lo sabía), cosiendo una colcha de patchwork. Era un óleo que representaba una imagen del siglo XIX más o menos, y me pareció preciosa. Pero cuando fui a buscar un poco más de información sobre el cuadro me quedé de piedra cuando descubrí que era una obra contemporánea, de un pintor norteamericano actual (que de hecho sólo tiene unos pocos años más que yo, jeje). Me estoy refiriendo al cuadro The Quilting Bee, de Morgan Weistling.


El siguiente paso era investigar qué era eso de un “quilting bee”, y nada, resulta que es una reunión de personas que se juntan (bee) para terminar colchas, para acolcharlas (quilting), puesto que cuantas más manos ayuden a coser antes se terminará la tarea. Para ello se necesita un bastidor bastante grande, y en las casas antiguas normalmente no había espacio para poner un trasto así dentro de la casa, así que durante el invierno las mujeres cosían la parte de arriba de las colchas y con la llegada del buen tiempo organizaban los quilting bees para rematar la faena, y sacaban los bastidores fuera de la casa. Por tanto era como una fiesta, una oportunidad para que las mujeres se relacionaran socialmente. Solía haber un número máximo de costureras invitadas, y era 12, y naturalmente se prefería a las buenas costureras, las que hacían una puntada pequeña y regular. Si no se cumplía este requisito lo máximo que podía hacer la mujer era dedicarse a preparar la comida para el resto de invitados. Estas reuniones podían durar desde un día hasta varios, y al finalizar la tarea se celebraba una fiesta donde había comida, juegos y bailes, en los que ya podían participar los hombres.

Y para ver un quilting bee nada mejor que visionar una estupenda película: Donde Reside el Amor (en inglés, How to Make an American Quilt), de Jocelyn Moorhouse, donde un grupo de amigas se reúne para hacerle un quilt a la nieta de una de ellas que está próxima a contraer matrimonio. Pero bueno, ya hablaré más extensamente de esta peli.

Como todo empezó por un cuadro, termino con él. Muy recomendable la página personal de Morgan Weistling, donde no sólo nos enseña algunos de sus cuadros, sino también los de su esposa, pintora también, e incluso algunas obras de una de sus dos hijas, que parece que ha heredado el talento de sus padres:

3 comentarios:

  1. Muy recomendable ver la peli "donde reside el amor". Para las/os mas románticos seguramente les va a gustar.

    ResponderEliminar
  2. Qué peaso de cursis sois los dos...
    Qué bonito cuadro. En el mundo anglosajón se dan mucho ese tipo de reuniones de mujeres que son casi el precedente de asociaciones de mujeres y reuniones feministas... para que veas.

    ResponderEliminar
  3. Qué curioso, no lo sabía (lo de las reuniones, no lo de la cursilería, jeje).

    ResponderEliminar