martes, 21 de junio de 2011

Colcha "granny squares"

Hace tres o cuatro años aprendí a hacer cuadritos de ganchillo de los que se unen para hacer mantas, colchas, cojines o lo que una quiera. A pesar de llevar haciendo crochet tantos años nunca me había puesto a hacer esto, que es, creo, una de las formas más clásicas de hacer ganchillo, y sobre todo de aprovechar y reciclar las lanas sobrantes. Y buscando por internet descubrí una página donde tenían un patrón de un modelo fechado en el 1891, lo que me pareció de lo más interesante. Así que como no lo ví muy difícil, decidí probar. Y desde entonces me encanta hacer este tipo de cuadraditos, sobre todo cuando me sobran lanas de otros proyectos.

El patrón está en inglés, pero es muy fácil encontrar equivalencias de los puntos e instrucciones en nuestro idioma: http://www.knitting-and.com/crochet/41-square-for-afghan.htm. Recomiendo la página completa pues hay montones de ideas muy buenas con modelos antiguos, de los que hoy en día están de moda y llamamos "vintage", tanto en crochet como en punto.

Todo este prólogo para enseñar mi colchita "granny" (o "abuelita", como la llamo yo), que ya está en la casa de su nueva dueña esperando los fríos invernales (aquí estamos casi a 40 grados, y eso que hoy empieza el verano, así que le quedan todavía varios meses por delante para poder estrenarla).



En La casa de la pradera también sale un chal o mantita pequeña (creo que es un chal) del mismo tipo con el que Caroline cubre y acuna a la pequeña Carrie en el capítulo piloto de la serie.


Por último, he conseguido foto de otro de los gatitos que regalé, este de color verde para que haga juego con la colcha de abuelita anterior, pues ambos descansarán en la misma cama. Este tiene una carita muy dulce.


2 comentarios:

Eva dijo...

No ves??? Este gatito tiene su carita sonriente, mientras que los otros parecen un poquito cabreados. ¿Y lo potita que queda la colcha puesta ya hasta en una camita?... Ha costado, pero ha llegado su día.

Valera dijo...

La paciencia es la madre de la ciencia... :-P

Bueno, es que el ánimo de la artista también cuenta, jejeje.