jueves, 22 de diciembre de 2011

Receta: Empanadillas de pringá

Hace un tiempo que hice esta receta, pero por unas cosas y otras no he podido subirla hasta ahora. Resulta que me sobró un poco de pringá (o ropavieja, como le llaman en algunos sitios) de un cocido, y me puse a buscar en internet qué hacer con ella, pues me apetecía probar otra cosa que no fuera repetir el mismo plato otro día. Así dí con algo tan simple como hacer empanadillas con las sobras. Jo, qué tontería de idea... pero no se me habría ocurrido en la vida. En fin, ví varias recetas y todas eran facilísimas y ricas, así que me puse manos a la obra. Compré unas obleas de empanadillas (se pueden hacer, pero teniéndolas en la tienda ya hechas me quito un trabajo de encima), y esto es lo que salió:


- Obleas de empanadillas
- Sobras del cocido (carnes, tocino, chorizo, morcilla...)
- Cebolla
- Tomate frito
- Aceite de oliva
- Un huevo batido

Se pica finamente la pringá. Se pica también una cebolla. Se pone la cebolla en una sartén con un poco de aceite de oliva y se refríe. Se añade la picada de pringá, y se rehoga un poco. El tocino lógicamente se derretirá, así que mejor no echar mucho para que no salgan las empanadillas demasiado grasientas. Cuando todo esté bien rehogado echamos un poco de tomate frito (al gusto la cantidad). Rellenamos las obleas con la masa resultante y cerramos los bordes apretando con un tenedor. Pintamos las empanadillas con huevo batido para que queden más monas y ponemos al horno unos 10 o 15 minutos a 200º C, hasta que estén doradas. Las he probado con una pringá completa, con su choricito y todo, y sólo con las carnes y el tocino, y he de decir que no hay color: las que llevan chorizo quedan sencillamente espectaculares.

2 comentarios:

  1. ¡Qué fina: pringá, no, se dice pringada!... Qué graciosa soy... Aparte de eso, qué receta más rara: ¿tocino también?

    ResponderEliminar
  2. MMM, que buena pinta tienen, yo nunca he tomado pringada, en Galicia de eso no se hace.

    ResponderEliminar