domingo, 22 de abril de 2012

Receta: Flan de huevo


Últimamente lo hago en la olla a presión, porque se tardan 5 minutos y porque sale muy rico. Antes lo hacía al horno, pero la verdad es que tarda muchísimo en cuajar, y como en la olla sale igualmente delicioso pues no hay mucho que pensar, jeje. Se necesitan solo 3 ingredientes:

- 4 huevos
- 5 o 6 cucharadas de azúcar
- Medio litro de leche

Hacemos un caramelo con dos cucharadas de azúcar y una de agua. Cuando tome un poco de color lo vertemos en el molde. Yo uso un molde de esos que traen tapadera, pero sirve cualquiera porque se le puede poner un trozo de papel de aluminio para taparlo. Lo importante es que no entre agua durante la cocción.

Batimos bien los huevos con el azúcar, y le añadimos la leche. Mezclamos todo y cuando el caramelo del molde esté duro añadimos la mezcla tamizando con un colador. Tapamos bien y metemos en la olla a presión en la cual habremos puesto un par de dedos de agua.

Tapamos la olla y dejamos que coja temperatura. Cuando empieze a salir vapor por la válvula contamos cinco minutos y apagamos. Dejamos enfriar para sacar el molde, y a su vez dejamos enfriar bien el molde para sacar el flan. Si sacamos el flan en caliente se nos desmoronará. Yo lo hago de un día para otro, y así me aseguro de que cuaja bien.

Con estas cantidades sale para que coman un buen trozo al menos 5 o 6 personas.

miércoles, 18 de abril de 2012

Little House on the Prairie: el musical


Además de la serie de televisión de los años 70, la miniserie del 2005 y la serie de anime japonesa, los libros de Laura Ingalls Wilder han servido de inspiración para un musical que se estrenó hace unos años en Minneapolis, Minnesota, concretamente en su coqueto Teatro Guthrie.

Oficialmente, el musical se inauguró el 15 de agosto de 2008, aunque la obra se representó desde finales de julio hasta principios de octubre, siguiendo después una gira por otros sitios de Estados Unidos entre los años 2009 y 2010.


De todo su elenco destaca sin duda Melissa Gilbert, que en su infancia interpretó el papel de Laura Ingalls en la serie de Michael Landon, y que en esta ocasión da vida a Caroline Ingalls. En un principio parece ser que se quiso contar también con el malogrado Patrick Swayze, pero desgraciadamente el actor ya estaba casi a punto de morir cuando este proyecto se llevó a cabo. Como curiosidad destaca también que el papel de Willie Oleson fue interpretado por Michael Boxleitner, hijo de Melissa Gilbert y Bruce Boxleitner.

El musical, inspirado sobre todo en los últimos libros de Laura Ingalls Wilder, narra la historia de cómo la familia Ingalls se traslada a De Smet cuando el gobierno permite el asentamiento de colonos en el territorio de Dakota, allá por los años 80 del siglo XIX. Allí construyen una casa en la pradera, y sufren múltiples penalidades, como los rigores de un crudísimo invierno, o la enfermedad y posterior ceguera de Mary Ingalls, y cómo Laura decide ponerse a trabajar de maestra para ayudar a la maltrecha economía familiar y así poder permitir que Mary acuda a una escuela para ciegos. Y por supuesto asistimos al romance entre Laura y Almanzo Wilder. El musical por tanto muestra las dificultades a las que se enfrenta la familia, y también el paso de la infancia un tanto asilvestrada de Laura a una madurez responsable.

Las críticas han sido muy variadas, aunque parece que hay consenso en que el guión de la obra es un poco flojo teniendo sobre todo en cuenta la gran cantidad de material del que se dispone para escribirlo (9 libros), y teniendo también en cuenta la importancia de la obre literaria de Laura Ingalls Wilder en varias generaciones de norteamericanos, que han revivido con esta obra el mundo de los pioneros, es decir, el de sus antepasados más recientes. Los actores aprueban todos, especialmente la chica que hace de Laura, y destaca casi todo el mundo la música y la escenografía. En fin, no puedo opinar personalmente porque no la he podido ver, pero que quede constancia que de la familia Ingalls existe incluso un musical, como toda obra maestra que se precie.

domingo, 15 de abril de 2012

Colcha granny para bebé

 
Hace un par de meses me enteré de que una persona allegada estaba esperando un bebé, así que decidí hacerle uno de mis regalos favoritos en estos casos: una colchita de crochet. Como había tiempo estuve pensando si la hacía de hilo o de lana, y si la hacía clásica o colorista. Al final, tras consultarlo con mi entorno (porque la verdad es que no me decidía) opté por una colchita de granny squares que tanto me gusta hacer.

Ya antes había hecho por lo menos dos grannys para bebés, y en ambos casos gustó mucho a  las madres y abuelas, así que espero que esta vez también guste. A mí es que me encantan todas las cosas que se hagan manuales, ya sea de costura, pintura o lo que sea, pero sé por propia experiencia que hay cierta "gente" (lo entrecomillo para ahorrarme un calificativo, jeje) a la que estas cosas le parecen "poca cosa", valga la redundancia. Pero bueno, allá ellos.

Pues nada, con un sencillo patrón de cuadrito granny se hace una colchita tan mona como esta. Elegí colores pasteles sin predominancia de los típicos rosas o azules, entre otras cosas porque cuando empecé a hacerla no sabía el sexo del bebé. Ahora ya sé que es niño, y creo que los colores elegidos son un acierto tanto para niño como para niña. Es una colcha pequeñita, pensada especialmente para los paseos en su carrito, pero seguro que en la cuna queda igual de bien. Aunque quedan todavía unos meses (muy pocos) ya está lista para su entrega.


En este sitio viene el patrón, con vídeo en español incluido, para hacer este tipo de colchas: http://www.revesderecho.com/2010/11/12/clasica-manta-granny-squares/

lunes, 2 de abril de 2012

Receta: Buñuelos de bacalao


Esta receta, típica de la cocina de Cuaresma y Semana Santa, es la que traigo hoy como recomendación especial. Habrá muchas formas de hacerla, pero ésta en concreto es la que yo siempre he usado desde hace más de 20 años, cuando la copié de alguna revista de la época (entonces no existía internet, cuánto ha llovido ya). Durante muchos años creí haberla perdido, pero hace poco la encontré en mi vieja colección de fichas de recetas y no tardé ni un día en volver a hacerla. Me encantan los buñuelos, incluso de bacalao, y eso que odio el bacalao. No sé por qué pero no puedo con él.

Hablando de buñuelos, tengo en mente hacer los típicos de viento, puesto que en un capítulo de A orillas del río Plum los hace Caroline. Pero ya hablaré más extensamente de ello cuando ponga la receta.

En fin, aquí están mis buñuelos de bacalao favoritos. Espero que os gusten:



- 1/2 kg de bacalao desalado y desmigado
- 300 g de harina                
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- 2 claras de huevo
- 1 vaso de cerveza
- Perejil
- Sal
- Aceite de oliva suave para freir

En un cuenco hondo, mezclar la harina, el aceite, un poco de perejil picado, sal e ir añadiendo la cerveza hasta formar una pasta no muy líquida ni muy espesa.
Batir las claras de huevo a punto de nieve y añadírselas a la masa. Después agregar el bacalao, que habremos salteado en aceite, y mezclarlo todo bien.
En una sartén poner a calentar abundante aceite, con una cuchara coger porciones de bacalao mezclado con la masa y freirlas.
Tienen que quedar doraditos. Escurrir los buñuelos y servir calentitos. Se pueden acompañar de salsa de tomate y pimientos fritos, aunque también están buenos con un poco de alioli o mayonesa, o con un poco de miel de caña, e incluso sin nada.
Ya venden en los supermercados el bacalao desalado y desmigado, pero por si acaso mejor saber que para desalarlo hay que ponerlo en agua durante unas 48 horas, cambiando el agua 3 veces.