jueves, 31 de mayo de 2012

Receta: Calamares rellenos


Me encantan los calamares rellenos. Tienen un poco de tarea hacerlos, la verdad, y a veces no los hago por eso mismo, por falta de tiempo o (sobre todo) de ganas de ponerme a ello. Pero para mi gusto son una auténtica delicia. Esta es la receta que suelo hacer. La salsa es la misma que he hecho toda la vida, porque me gusta mucho, aunque es un peligro especialmente con un buen trozo de pan al lado, jeje. El relleno lo he ido variando un poco hasta dar con este, que es el que más me ha gustado. Lástima que Charles Ingalls no contara con un buen puerto de mar cerca, o en su defecto un buen mercado de abastos, porque hubiera disfrutado de lo lindo con estos calamares.

Relleno:
- 1 calamar grande por persona
- 1 huevo cocido
- 1 huevo batido
- 1 diente de ajo
- 100 gr de jamón serrano
- 1 rebanada de pan
- Un poco de leche
- Perejil picado
- Sal
Salsa:
- 1 cebolla mediana
- 1 diente de ajo
- 2 zanahorias
- 2 tomates maduros
- 1 vaso de vino blanco
- Sal
- Pimienta negra molida
- Una hoja de laurel
- Aceite de oliva

Limpiamos el calamar (también lo hace el pescadero) y apartamos y troceamos las aletas y tentáculos. Picamos también el huevo cocido, el diente de ajo y el jamón serrano. Mezclamos todo lo anterior en un bol y le añadimos el pan remojado en leche (escurrido), el perejil picado y un huevo crudo batido, y mezclamos. Con esta masa rellenamos los calamares, procurando no llenarlos por completo, pues con la cocción crece un poco el relleno. Le ponemos un palillo de dientes en el borde para que no se salga el relleno.

En una cazuela hacemos un sofrito con el ajo, la cebolla, la zanahoria y el tomate en un par de cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté bien refrito le añadimos el vino y dejamos reducir un poco. Batimos la salsa y ponemos la sal, un poco de pimienta y el laurel, y echamos los calamares (yo los echo en crudo, pero se pueden freir antes enharinándolos un poco). Los dejamos cocer hasta que estén tiernos (añadimos un poco de agua durante la cocción si la salsa queda muy escasa).

Servimos enteros o troceados, con la salsa por encima, y acompañamos de arroz cocido o patatas cocidas.

Por cierto, el otro día hice un pan que salió muy rico y que le va a las mil maravillas a este plato, para mojar en esa salsita:

lunes, 28 de mayo de 2012

La casa de la pradera y Perdidos


La otra noche estaba viendo Misión Imposible IV: Protocolo Fantasma, y nada más empezar me sorprendió ver a un guaperas del que hacía tiempo no sabía nada. Me refiero a Josh Holloway, el Sawyer de Perdidos. Fue verlo y al momento recordé un par de capítulos de esta serie que tanto nos enganchó a muchos, y que contenían escenas relacionadas con La casa de la pradera. Bueno, no me acordaba exactamente del número de capítulo, pero para eso tenemos internet y sus maravillosas páginas de cine y tv, así que busqué los capítulos concretos.

En el episodio 10 de la 3ª temporada, llamado Tricia Tanaka está muerta (Tricia Tanaka is dead), hay una escena en la que Sawyer (Josh Holloway) y Kate (Evangeline Lilly) están hablando en el bosque. La conversación es esta:

- Kate: Borramos la pizarra y empezamos los dos de cero.
- Sawyer: (Con sarcasmo) La pizarra... ¿Como en La casita?
- Kate: ¿Qué?
- Sawyer: La casita de la pradera. Laura Ingalls escribía con tiza en la pizarra de...
- Kate: (Riéndose) ¿La llamas La casita?
- Sawyer: Tuve mononucleosis de pequeño. Falté dos meses al colegio y sólo teníamos un canal en la caravana.

Fue una sorpresa saber que el duro de Sawyer era un seguidor de esta serie tan tierna.


En la temporada 6ª, en el episodio 8, titulado Misión de reconocimiento (Recon), en un momento determinado Sawyer llega a casa, abre una cerveza y se pone a ver un capítulo de La casa de la pradera (La casita o Little House, como dice él). Es un episodio muy emotivo en el que la madre de tres niños (viuda para más inri) prepara el futuro de sus hijos ante la inminente muerte de esta. La escena en concreto que está viendo Sawyer es una conversación que tienen Laura y su padre, Charles. Laura le dice que tiene miedo a la muerte, pero no a la de ella sino a la de sus padres, ya que la vida sin ellos se le hace muy dura. Charles le dice que no puede vivir con miedo toda su vida, porque al final no habrá disfrutado sino que habrá vivido preocupada todo el tiempo, y que la vida hay que vivirla. Las personas queridas que mueren no lo hacen del todo, ya que con nosotros vive su recuerdo. Laura dice que de todas formas no puede evitar tener miedo. Lo sé, cariño, le responde Charles, y el final de la escena tiene un toque cómico para contrarrestar tanto dramatismo, y Charles le dice que será mejor que vayan corriendo a comer antes de que Edwards se coma todo el pollo frito. Se trata del capítulo 7 de la 2ª temporada de La casa de la pradera, Recordadme en la alegría, 1ª parte. (Remember me, part 1).

Estas son las imágenes que se ven en Perdidos, pero capturadas de mi dvd:



En fin, dos menciones de La casa de pradera en Perdidos. Se ve que algún guionista era muy fan de la serie, jeje. He de decir que al final no pude ver completa la peli de Tom Cruise, porque me quedé dormida.

martes, 22 de mayo de 2012

Merlin Olsen


Merlin Jay Olsen nació el 15 de septiembre de 1940, en Logan, en el estado de Utah. Segundo de nueve hermanos (4 chicos y 5 chicas), tanto él como otros dos de sus hermanos fueron jugadores profesionales de fútbol americano (al igual que su sobrino, hijo del único hermano de Merlin que no era jugador).

Durante sus 15 años de carrera profesional en el mundo del deporte, concretamente en la Liga Nacional de Fútbol, o NFL en inglés, (del 1962 al 1976) estuvo en el mismo equipo, Los Angeles Rams, en el que jugó también su hermano Phil. Sólo se perdió 2 partidos en todo ese tiempo, y además tiene el récord de apariciones en el Pro Bowl (por decirlo de alguna manera, el Partido de las Estrellas de la NFL, que marca el final oficial de la temporada de fútbol americano), junto a otro jugador llamado Bruce Matthews, con 14 participaciones cada uno de ellos. Merlin Olsen concretamente sólo faltó al Pro Bowl el último año de su carrera.

Fue una estrella en su época, formando parte de los llamados Cuatro Temibles, un cuarteto defensivo de su equipo al que temían todos sus rivales de la liga, y que está considerado como una de las mejores líneas defensivas de la historia de la NFL.

En la década de los 80 se dedicó a ser comentarista deportivo en la cadena televisiva NBC, y también estuvo un par de años en la CBS.

Como actor es conocido por su papel de Jonathan Garvey en La casa de la pradera. Cuando Victor French dejó la serie para rodar Carter Country, allá por 1977, Landon contrató a Merlin Olsen para el papel de Jonathan Garvey, con el que siguió durante 4 temporadas. Más adelante Michael Landon lo eligió como protagonista de Padre Murphy, que duró 2 temporadas. En el cine destaca su papel en Los indestructibles (1969), con John Wayne. A Michael Landon le recordaba mucho a su amigo y compañero de Bonanza Dan Blocker, con su pelo rubio, su enorme estatura, su voz tranquila y su amabilidad. Ambos se hicieron muy amigos hasta la muerte de Landon en el 1991. En el año 1988, Olsen se retiró de la actuación.

En 2009 fue diagnosticado con un mesotelioma pleural maligno (forma de cáncer de pulmón que se relaciona con la exposición al amianto). En diciembre de ese mismo año presentó una demanda contra los estudios NBC, NBC Universal y 20th Century Fox por exponerle presuntamente al amianto que según él había causado su cáncer. En ese mismo mes, durante el intermedio de un partido de baloncesto al que asistía, se anunció que el terreno de juego del Romney Stadium de Logan, ciudad natal de Olsen, sería nombrado Merlin Olsen Field en honor al actor y deportista. Debido a lo avanzado de su enfermedad se decidió no esperar hasta el inicio de la temporada 2010 para realizar la ceremonia. El 11 de marzo del 2010 fallecía el actor en un hospital de Duarte, California, a los 69 años de edad. En el otoño de ese año se inauguró una estatua de Olsen en el estadio que lleva su nombre.

Merlin Olsen estaba casado desde 1962 y tenía 3 hijos y 4 nietos.

lunes, 7 de mayo de 2012

Hexágonos por todos lados


Acabo de darme cuenta de que tengo entre manos varios trabajos de crochet y patchwork hechos sólo con hexágonos. Creo que me gustan, jeje. La verdad es que es comodísimo trabajar con ellos, porque es un trabajo totalmente mecánico: no necesita mucha concentración, así que son ideales para realizarlos viendo la tele por ejemplo.


Estoy haciendo un mantel cuyo borde está formado por flores formadas por hexágonos, iguales a los del jardín de la abuela. A su vez estoy haciendo una colcha de crochet con bodoques, muy bonita, pero esta va a paso superlento, y curiosamente está formada por piezas en forma hexagonal. No contenta con ello, tengo elegidas y ordenadas un montón de telas para hacer una colcha de patch con el diseño del jardín de la abuela. Y por si fuera poco, el otro día encontré una web donde enseñan cómo hacer una colcha igual pero en crochet, con infinitas piezas hexagonales facilísimas de montar. Esta es la web, por si alguien se anima:



En fin, que creo que soy un caso perdido de hexagonomanía (no sé si existe la palabra, pero se entiende el concepto). Dicen que a los gatos les gusta toda su vida la primera comida que comen. A mí ha debido pasarme algo parecido pero en costura. Lo primero que hice en patchwork fue una colcha Grandmother´s Flower Garden, y se ve que se me ha quedado la impronta. Me parece un modelo de colcha tan, tan dulce, tan bonito, tan hogareño...


jueves, 3 de mayo de 2012

Patios de Córdoba


Ayer comenzó una de las tradiciones más bonitas de la primavera: la de los patios cordobeses. Durante un poco más de una semana todo el mundo está invitado a visitar los numerosos patios repartidos por la ciudad (de forma gratuita aunque se agradecen donativos para su cuidado). Yo los visité por primera vez en el 2010, y quedé realmente impresionada, pero claro, a mí me chiflan las plantas y los patios.

En fin, recomiendo a todo el que tenga la oportunidad que visite Córdoba en esta fecha, que está más bonita si cabe, y a quien no pueda que busque por internet las miles de fotos que hay sobre el tema. No es lo mismo, pero como se suele decir a falta de pan, buenas son tortas, jeje.

Uno de mis geranios
Mi poinsettia de esta Navidad pasada

Yo tengo bastantes plantitas en casa. A veces incluso se me desmelenan y forman una pequeña jungla en la terraza, pero intento aprender de todos los sitios y en los patios cordobeses aprendí a mantener las plantas limpias de hojas y flores secas, a usar plantas autóctonas o por lo menos que se adapten bien, y a disfrutar regándolas y mirándolas. Ya tengo las plantas. Ahora me falta el patio, jeje.

Qué maravilla poder asomarse por esa ventana
Nunca había visto un limonero trepando por una pared. Muy chulo.
Precioso el detalle del canario
Qué mona la tortuguita dándose un baño
Me encantó este detalle de la mesa con su paño de crochet
Los animales dan más vida todavía al patio