lunes, 9 de julio de 2012

Ernest Borgnine


Nacido el 24 de enero de 1917 en Hamden, Connecticut, era hijo de inmigrantes italianos, y su nombre real era Ermes Effron Borgnino. A los 18 años se alistó en la Marina, donde estuvo 10 años, hasta 1945, cuando terminó la Segunda Guerra Mundial. Su madre le animó a que probara suerte en el mundillo artístico, pues veía en él buenas dotes para la actuación, y así fue como decidió dar unos cursos tras los cuales empezó a trabajar en el teatro, haciendo todo tipo de papeles.

Viendo que le iba bien se trasladó a Los Angeles para probar suerte en el cine, y la verdad es que no le fue nada mal. Pronto consiguió algunos papeles, y en 1953 participó en la mítica De aquí a la eternidad, que fue realmente la que lo lanzó a la fama. En 1955 consiguió un Oscar por su actuación en Marty. Esto fue solo el principio, ya que en su larga carrera artística ha participado en más de 200 obras, entre películas y series televisivas.

Se casó 5 veces, y tuvo 4 hijos (uno con su primera esposa y 3 con la cuarta). Desde el año 1973 estaba casado con su quinta esposa, una conocida (en USA) empresaria del ramo de la cosmética. Su segunda mujer fue la famosa actriz mexicana Katy Jurado, a la que Borgnine llamaba Bullito, como diminutivo de Little Bull (torito), por el carácter que gastaba la señora.

La tercera de sus esposas fue otra conocida actriz, principalmente de musicales de Broadway, llamada Ethel Merman, con la que solo estuvo casado un mes escaso. Por lo que contó el actor en una entrevista hace unos años (ya hacía tiempo que la actriz había fallecido), en su luna de miel él recibió más atenciones de los fans que ella, sobre todo porque acababa de estrenar una película y estaba en el candelero, como se suele decir. Esto no lo pudo soportar su recién estrenada esposa, y según palabras del actor cuando llegamos a casa fue un auténtico infierno, así que tras 32 días le dije "Madam, bye", haciendo una broma con el título de una de las películas más conocidas de la actriz (Call me Madam, 1953). Se ve que le gustaban las mujeres con carácter.

Pero bueno, si por algo traigo aquí la historia de Ernest Borgnine es principalmente por su aparición en dos episodios de La casa de la pradera. Curiosamente la semana pasada lo ví en un episodio de Autopista hacia el cielo, el 4º de la tercera temporada, y hoy me he levantado con la noticia de su muerte a los 95 años (ayer día 8 de julio), y rápidamente me acordé de esa participación suya en La casa de la pradera. Ya hace unos años me sorprendió ver a un actor tan conocido en una serie de televisión, pero como iremos viendo no fue el único.

La actuación de Ernest Borgnine la podemos ver en los episodios 13 y 14 de la primera temporada, titulados El señor es mi Pastor: 1, 2 (The Lord is my Shepherd: 1, 2). Ya hemos hablado un poco por encima de estos capítulos al hablar de Freddy Ingalls, el único hijo varón de los Ingalls, que murió a los 9 meses de edad. Pues bien, en estos capítulos, el pequeño muere al poco de nacer, y Laura se siente culpable pues no rezó por él cuando enfermó, ya que sentía celos de su hermano al ver la alegría de su padre por tener un hijo varón. Después de una misa habla con el reverendo Alden y le pregunta sobre cómo podría hablar con Dios, y el cura le dice que mientras más cerca esté de él mejor la escuchará, así que Laura se fuga de casa en busca de la montaña más alta que encuentre para poder pedirle a Dios que le devuelva a su hermano y que se la lleve a ella a cambio. En la montaña encuentra a Jonathan, que dice ser el dueño de la montaña y que ayudará a Laura a entender lo que ha pasado y de camino hace que Charles Ingalls y el señor Edwards encuentren a la niña perdida. Este Jonathan, que es una especie de ángel, me recuerda mucho al Jonathan Smith que unos años después protagonizaría Autopista hacia el cielo, aunque bueno, es una impresión mía. El Jonathan de La casa de la pradera estuvo magistralmente interpretado por Ernest Borgnine. Y por eso no quería dejar pasar la ocasión para brindarle un pequeño homenaje desde aquí. Descanse en paz.

5 comentarios:

  1. Ah, pues mira, no me había enterado de su muerte. Vamos, es que tampoco tenía muy presente que siguiera vivo... ya quedan muy poquitos del Hollywood clásico. Y qué casualidad que el jueves lo tuvimos en Autopista hacia el cielo. En fin, 95 años y toda una carrera a sus espaldas,

    ResponderEliminar
  2. Que gran casualidad!!!... o no. El lunes 9 y martes 10 transmitieron en TCM los capitulos a los que haces referencia!! Hace unos 10 o 15 dias comenzo nuevamente a transmitirse toda la serie. Y, por supuesto, no me la perdere por nada del mundo aunque sea la 9na o 10ma vez que la veo!

    ResponderEliminar
  3. Es que una serie como esta es intemporal. No pasan los años por series como "La casa de la pradera" porque siempre gusta verla ya que habla de los valores humanos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. yo al igual que laly vi los capítulos, también descubrí la serie hace pocos días y obvio no me la pierdo en TCM en dos horarios dan cuando laura es niña y luego las últimas temporadas cuando es grande, las dos me gustan pero prefiero la serie en sus comienzos cuando estan charles y caroline con sus pequeñas.Con respecto a Ernest Borgnine era un GRANDE!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. A mí también me gustan más las primeras temporadas, cuando las niñas eran pequeñas, Susi. Qué suerte teneis tú y Laly de poder disfrutar de nuevo de la serie. Como dice Frente, es una serie intemporal.

    Pues sí, Evita. Una larga y prolífica vida. Yo firmaría sin pensarlo.

    Saludos a todas/os.

    ResponderEliminar