jueves, 16 de agosto de 2012

Receta: Ensalada de pimientos asados



Hoy traigo un clásico del veranito, la ensalada de pimientos asados, ideal para acompañar cualquier plato ya sea de carne, pescado o incluso verduras. Como todas las recetas que pongo, es superfacilísima de hacer. En casa de mi madre siempre se han hecho los pimientos en una sartén, pero yo uso mejor el horno. ¿Cómo salen mejor? Bueno, a mí personalmente me gusta más la malosidad que consiguen los pimientos en el horno, pero no hay forma de convencer de esto a mi madre y mi tía. Ellas dicen que en sartén les dan mil vueltas, jeje. De las dos formas están ricos, así que lo mejor es probar y quedarse con el que más nos guste (yo horno, repito).

Ingredientes:

- 2 o 3 pimientos de asar, rojos o verdes y rojos, al gusto.
- 1 tomate
- 1 cebolleta
- Aceite de oliva virgen extra
- Vinagre de vino (o el que más nos guste)
- Sal

Elaboración:

Se lavan y se secan los pimientos y el tomate, y se colocan en una fuente de horno (o en una sartén grande). Se embadurnan con un poco de aceite de oliva y se les añade una pizca de sal. Se meten al horno (precalentado) a unos 200ºC, y se deja cocer unos 40 minutos, o cuando veamos que la piel de los pimientos se pone bien tostadita. Si los hacemos en sartén vamos dándole vueltas a los pimientos y al tomate para que se hagan bien por todos lados.

Cuando estén hechos los sacamos del horno y los dejamos enfriar tapados para que luego nos sea más fácil pelarlos. Cuando estén templaditos los pelamos con cuidado y les quitamos las pepitas, pero guardamos el caldo que sueltan. Los partimos en tiras y los vamos echando en una ensaladera. Partimos en juliana (tiras finas) la cebolleta, o cebolla en su defecto, y la añadimos a los pimientos. Colamos el caldo que hemos guardado anteriormente y añadimos un poco a los pimientos. Yo le echo bastante, porque de esta forma puedo conservarlos mejor en la nevera si me sobra para el día siguiente. Si no tuvieran caldo se quedarían muy secos.

Por último, aliñamos con la sal, el aceite y el vinagre al gusto. Por ejemplo, una buena proporción es echar 3 cucharadas de aceite por cada una de vinagre. Con la sal mejor ser un poco rácanos, porque no conviene abusar y ya con los demás ingredientes se consigue suficiente sabor. Y nada, metemos en la nevera al menos un par de horas antes de comer, porque esta ensalada está mucho mejor fría, aunque también está buena templadita.

Se le pueden añadir más ingredientes, como atún o melva, huevo duro, aceitunas, etc. Pero a mí como más me gusta es sin nada de esto. Espero que os guste.

3 comentarios:

  1. muy buena la ensaladita, te diré debe ir bárbaro con carne asada! bueno pasa que aquí consumimos mucha carne, igual con el atún me gusta!

    ResponderEliminar
  2. Yo te lo confirmo, Susi, con la carne asada va genial, y con atún, y con lo que quieras... A mí como más me gusta es con tortilla de patatas. Es una combinación perfecta (a mi gusto, claro). Pones en un plato un buen trozo de tortilla y una porción de pimientos asados, y lo acompañas de una cerveza fresquita. Ahhh, qué rico, jeje.

    Gracias, Alberto. Y más rico sabe ;)

    ResponderEliminar