viernes, 28 de septiembre de 2012

Autopista hacia el cielo. 3ª temporada

Parecía una batalla perdida, pero después de quedarme en el DVD de la segunda temporada de Autopista hacia el cielo, pensaba que de ahí no iba a pasar. Yo no sé el motivo, pero la tercera temporada sí pudo salir en Estados Unidos y la cuarta y la quinta ya no, por lo menos la última vez qué me quise enterar de cómo iba la cosa. Así que la única opción era esperar a ver si cambiaba algo o que nos la pusieran por televisión. Y mira por dónde, 13tv (muy propio, ¿quién iba a ser, si no?) ha estado emitiendo de forma continuada la tercera y la cuarta temporada durante este verano, al medio día. Con la llegada de septiembre, ha pasado a las mañanas y han vuelto al inicio de la tercera. Ahora queda por ver si van a terminar con la cuarta temporada (que no lo han hecho en verano) y qué puede pasar con la quinta, más corta de lo habitual por la enfermedad de Victor French, que murió incluso antes de que terminaran de verse todos los capítulos en la televisión norteamericana.

Para mí, este verano ha sido un poquito más llevadero gracias a estos capítulos de Autopista hacia el cielo. Ya sé que no pongo el listón muy alto y que a mucha gente le puede parecer una tontería de serie: es verdad que no es gran cosa en cuestión de calidad y además cada año que pasa va perdiendo mucho visualmente (¿así nos vestíamos a finales de los 80? Jesús, lo había intentado borrar de mis recuerdos). Pero, como decía tras la primera temporada, aquí lo que te tiene que gustar es la vida según Michael Landon, y a mí me gusta, a pesar de estar viendo esos pantalones vaqueros ajustados a la cintura, los tenis blancos y la cazadora con más hombreras que las que se ponían los de Locomía...

Y la tercera temporada no ha sido para menos en la ración habitual que le gustaba darnos a Michael Landon de niños con problemas de salud, abuelitos/as ante segundas oportunidades en la vida o perros que lo pasan fatal. Han sido 25 capítulos en los que hemos podido comprobar que Mark Gordon tiene amigos allá donde vaya y que ha sido o está invitado a ser padrino de medio Estados Unidos. También nos encontramos con los habituales capítulos dobles, dos: el inicio de la temporada, Un amor especial, en el que encontramos de nuevo a la pareja Scottie, el abogado parapléjico y Diane, su esposa, prima de Mark; y Amor y matrimonio, que estuvo muy bien porque de forma sorprendente 13tv lo puso de una vez, quitando el inicio y el resumen de la segunda parte, un método ideal en estas series ya antiguas y en la que tampoco es que haya una intriga como para tenerte esperando hasta el siguiente capítulo.

Una curiosidad de Un amor especial es que nos encontramos con dos jovencísimos actores que ahora nos suenan mucho: Paul Walker, demostrando ser algo más que una cara bonita y encarnando a un niño con deficiencias psíquicas, y Josh Brolin, haciendo de hermano deportista, más del estilo de sus papeles adolescentes, como en Los Goonies. Otra anécdota que llama la atención y que ahora no recuerdo en otras series es que en el capítulo La fe de un padre nos encontramos a Eli Walach, a su esposa Anne Jackson y a la hija del matrimonio, Katherine Walach haciendo precisamente el mismo papel de familia.

En esta temporada, Jonathan Smith ha descubierto en ocasiones su condición de ángel, algo que no solía hacer antes, pero que está muy bien porque da lugar a situciones cómicas. Tengo que decir que algunos de los capítulos que más me han gustado han sido dos en los que sucedía esto: Jonathan Smith va a Washington y el que me imagino que fue el capítulo navideño de la temporada, El Nueva York de Basinger. También estaba bastante bien el último capítulo de la temporada, El regalo de la vida, con un sorprendente Leslie Nielsen haciendo de un rico y despiadado hombre de negocios que encuentra una oportunidad para redimirse ante la cercanía de una muerte anunciada en siete días.

En fin, Autopista hacia el cielo no pasará a la historia de la televisión, aunque sí a mi pequeña historia sentimental de la tele. Me encanta esta serie y sus personajes, Jonathan Smith y Mark Gordon, una pareja que transmite creo yo gracias a la buena labor de sus actores, Michael Landon y Victor French, y también a que pienso que ellos creían mucho en lo que estaban haciendo, dando la sensación de estar pasando un buen rato, compartiéndolo por tanto con quienes les vemos a través de la televisión. Y eso es tan difícil de encontrar ahora...

Escrito y publicado por Evam en su blog Mis series favoritas.

6 comentarios:

  1. En otro orden. Vi los dos capítulos piloto. Ahora entiendo por qué tuvieron que salir de las tierras donde estaban instalados. El llanto de Laura al despedirse de el señor...Bueno, el amigo de la familia que casi muere de hipotermia para llevarle los regalos en nombre de San Nicolás y que le contaba historias fantásticas (para no decir fantasiosas) el caso es que ella es la que sufre más esa despedida

    ResponderEliminar
  2. El señor Edwards, el gran amigo de la familia Ingalls. Sí, Laura tenía una relación especial con él. Más adelante, en la serie, Edwards cuenta la razón de que sienta un cariño más especial por Laura (y ella por él) que por las otras niñas. Es una historia muy triste, ya lo verás.

    Sí, la de Autopista hacia el cielo va de un angel que tiene que cumplir ciertas misiones en la Tierra antes de pasar a un nivel superior. Está muy bien la serie, aunque se ha quedado un poco antigua.

    Saludos, Alí.

    ResponderEliminar
  3. Yo me puse tb. muy contenta cd vi este verano q un canal "nuevo" reponía esta serie "antigua", pero con valores q al igual q La Casa de la pradera se deberían de fomentar en cualquier época, y series cmo esta son las q hacen falta hoy en la q la violencia y otras intrigas sin fondo perduran en las series. Esta serie ha conseguido hacerme emocionar tantas veces, pq. es cmo dice q la química, esa buena relación de los actores traspasaba la pantalla y mostraban el entusiasmo por lo q hacían pq. yo creo q no pensaban sólo en interpretar un papel si no q pensaban en q tenían q transmitir un mensaje creo yo, más de una vez he visto a Victor French sonreír en esta serie cd comentaban q era algo introvertido y serio y eso fue pq, disfrutaba de lo q hacía, y a Michael Landon emocionando y moviendo las comisuras de la boca c su gesto típico jeje y verle los ojos llenos de lágrimas, en serio q era difícil creer q eso formaba parte del papel , yo creo q se emocionaban de verdad así lo percibía yo al menos, y es que quien transmite es pq. siente lo q hace así lo veo yo. Gran serie, llena de grandes lecciones de humanidad. La echan aun? q horario y día?

    ResponderEliminar
  4. Hola, alguien podrá decirme cual era el capitulo de Autopista al Cielo que empezaba con un chico en situación de calle que robaba comida para un gato (su único compañero), creo que también tenía un defecto en el habla o algo así... y luego Smith lo llevaba con él a un campo donde un padre con un hijo que añoraba a su mujer que se había ido termina adoptándolo... mi madre adoraba este capítulo ... Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo. A falta de comprobarlo en el dvd original (hasta mañana no puedo) creo que el capítulo que citas es el nº 13 de la 2ª temporada, titulado "Solo".

      Saludos.

      Eliminar