viernes, 7 de septiembre de 2012

El crochet en la pintura (y III)



Quiero acabar mi recorrido pictórico de temática crochetera (o ganchillera) dedicando una entrada entera y exclusiva a una de mis pintoras favoritas, Mary Stevenson Cassatt (1844-1926), más conocida como Mary Cassatt. Una mujer muy particular, nacida en Pittsburgh (EEUU) en el seno de una familia acomodada, lo que le permitió viajar mucho y tener una buena educación. Sin embargo, contaba con la desventaja de ser mujer para dedicarse a un oficio que en aquella época no estaba bien visto que lo ejercieran las mujeres, e incluso su propio padre le costeaba sus gastos personales pero no le pagaba los materiales de pintura, porque estaba en contra de que su hija se dedicara a ello de forma seria. Aún así, ella se puso el mundo por montera y estudió con profesores particulares (las mujeres no podían matricularse en la Escuela de Artes de Paris, ciudad en la que vivía). Uno de esos profesores particulares que tuvo fue Camille Pisarro, quien la introdujo en el mundillo de los impresionistas, y gracias a las exposiciones que realizó con ellos, con Degas como su principal valedor, consiguió darse a conocer. A partir de 1886 dejó de identificarse con ningún movimiento artístico y continuó sola su camino, hasta que 11 años antes de su muerte tuvo que dejar de pintar porque se quedó ciega por la diabetes que padecía.

Sus obras con mujeres haciendo ganchillo son las siguientes:

Lydia haciendo crochet en el jardín en Marley, 1880. Metropolitan Museum of Art


Lydia sentada en una terraza, haciendo crochet, 1881-82. Colección privada.


The Crocheting Lesson, 1901. Bates College Museum of Art
La lección de crochet, 1913.

Como curiosidad, decir que la Lydia de los primeros cuadros es su hermana, que le sirvió de modelo en muchas obras, y cuya muerte en 1882 dejó a la artista sumida en una profunda crisis de la que tardó años en salir, y durante la cual no pintó ni un cuadro.

Y bueno, para terminar nuestro viaje artístico por el mundo del crochet en la pintura, quiero acabar con una fotografía antigua que demuestra lo popular que ha sido el crochet en todo el mundo:



Sí, la mismísima reina Victoria de Inglaterra (1819-1901), o del Reino Unido, que no sé muy bien cómo se dice, haciendo crochet, jeje. Si es que es un vicio...

2 comentarios:

  1. La historia de Lidya, aunque breve es interesante porque por lo regular se pasa por alto que hubo pintoras determinantes en el movimiento impresionista inicial. Buena esa de la foto de la reina, por cierto, dicen que la reina actual la quiere "destronar" en eso de ser la reina con más tiempo en ese trono.
    ------
    Interesante lo que me dices de la película piloto...Leí algo por ahí de que el director de ese proyecto piloto y luego de la serie, recibió unas trompadas cuando llegó al lugar de marras en Minesota porque a la gente no le gustó el final de la película piloto ¿Será verdad?

    ResponderEliminar
  2. Hola Alí. Yo también leí eso de la paliza a Michael Landon, pero me dio la impresión de que el artículo hablaba más bien en sentido figurado, es decir, que en realidad no ocurrió pero que la gente del auténtico Walnut Grove terminó cansada de turistas que querían ver los sitios donde se rodó la serie, cuando en realidad se rodó en un rancho de California. Si la historia de la paliza fuese real aparecería reflejada en más sitios de internet, y la verdad es que no la he visto por ningún lado (excepto ese artículo que tú comentas).

    En realidad el capítulo piloto no acaba mal, sino que sigue la historia de los libros de Laura Ingalls. Es cierto que el gobierno norteamericano echó del territorio indio a los colonos, pero no creo que eso sea como para protestar dos siglos después, porque además los indios estaban allí desde hacía siglos. No le veo sentido.

    La reina actual de Inglaterra destronará hasta a los nietos, jaja.

    Un saludo.

    ResponderEliminar