martes, 25 de febrero de 2014

Charlotte Steward / Eva Beadle

Eva Beadle es, como ya sabemos los fans de la serie, la paciente y bondadosa maestra de Walnut Grove. En la cuarta temporada de La casa de la pradera se casa con Adam Sims, un granjero viudo y con un hijo. Más tarde tienen un bebé y al final la familia entera abandona el pueblo ya que el marido no consigue trabajo.

El papel de la señorita Beadle fue interpretado por la actriz Charlotte Steward, nacida el 27 de febrero de 1941 en Yuba, California. Al igual que les pasa a la mayoría de sus compañeros de reparto, Charlotte lleva casi 50 años en su profesión y ha participado en un buen número de películas y series de televisión, pero si por algo es conocida es por su papel de maestra en La casa de la pradera, donde estuvo trabajando durante cuatro temporadas (las cuatro primeras). Por nombrar algunos de sus trabajos diremos que ha participado por ejemplo en Temblores (1990), película de ciencia-ficción/terror que imitaba las pelis de serie B de los años 50 que me encantó (este es uno de mis vicios inconfesables, la ciencia ficción, ya sea de serie B, Z, A o lo que sea). Ha aparecido en series míticas, como Hawai 5-0 (en 1965), El virginiano (1970), Bonanza (qué raro, jeje), Los Walton (1972), McMillan y esposa (1972), Cannon (1973), La ley del revólver (1968-1974), Con ocho basta (1980-1981), Autopista hacia el cielo (1985)... Pero de todos sus trabajos quiero destacar uno, no sólo por su calidad sino por la sorpresa que me ha causado verla en el reparto, y es Twin Peaks (1990-1991), donde interpreta a la madre del novio de Laura Palmer.

Su relación con David Lynch (director de Twin Peaks) viene de años atrás, de la época en que rodaba La casa de la pradera. Un día alguien le presentó a un joven director de cine que quería rodar su primera película. Se trataba de David Lynch, claro, y la película era Eraserhead. Le ofreció un papel en la peli y más adelante contó con ella también para rodar su famosa serie. Siempre ha dicho que sentía un cariño muy grande por Lynch.

Sobre Michael Landon también ha hablado siempre muy bien. Lo consideraba un buen director, exigente pero justo. Ella cuenta cómo una vez le ofrecieron un papel en una película para televisión, y Michael Landon reescribió el guión del episodio que les tocaba rodar reduciendo la parte de la señorita Beadle a un simple cameo para que ella pudiera rodar la otra película. Eso sí, por lo visto Landon no tenía mucha paciencia con los actores que no se aprendían sus guiones, y tal vez de ahí venga esa fama de director duro.

En los años 70, antes de su incorporación a La casa de la pradera, tenía una tienda de ropa en Santa Monica llamada Liquid Butterfly, donde ella misma hacía y vendía ropa muy de la época con cierto toque hippie (aprendió a coser cuando era pequeña). Actualmente es propietaria de un negocio online donde vende artículos hechos con telas recicladas mezcladas con fotos, tanto de La casa de la pradera como de fotos que le aporten los propios clientes, y le ha puesto el mismo nombre de su antigua tienda. Fabrica sobre todo bolsos de patchwork y cojines, aunque también hace bolsas para la compra con los sacos grandes de comida para animales. El 10% de las ganacias las dona para temas de cáncer de mama (ella misma superó un cáncer del que fue diagnosticada hace más de 20 años, por lo tanto está muy concienciada con el tema). Sus productos tienen unos precios muy razonables y por eso mismo parece ser que tiene un gran éxito con sus ventas. Por si a alguien le interesa, su web es esta: http://www.liquidbutterfly-charlottestewart.com/index.html

Por último, contar que ha estado casada dos veces (divorciada de su primer marido y viuda reciente del segundo). Además tiene una muy buena relación con Alison Arngrim (Nellie Oleson).

martes, 4 de febrero de 2014

Un triste adios


Acabo de enterarme de que nuestro querido señor Oleson (interpretado por Richard Bull) nos ha dejado para siempre. Murió ayer en un sitio llamado Calabasas, en el condado de Los Angeles, California, a los 89 años de edad. Descanse en paz.