miércoles, 19 de marzo de 2014

Soy un gato, de Natsume Söseki



Tenía muchas ganas de leer este libro desde que un día por casualidad ví su portada en una página de Internet. Hay que reconocer que tiene una presentación exquisita: un precioso y gordo gato nos contempla plácidamente. Yo diría que es casi una edición de lujo, pues además viene con un separador de hojas con la misma imagen de la portada. Vamos, un caramelo para los amantes de los mininos, como es mi caso. A cambio hay que pagar una buena cantidad de euros por el libro, pero los vale (28 euros).

¿Y de qué va? Pues de un gato sin nombre que nos relata la vida de los humanos que le rodean, tanto de la familia con la que vive como de los amigos y enemigos de estos. Pero lo hace de una forma muy divertida, que te hace tener una sonrisa puesta en la cara desde el principio, con algunos momentos incluso desternillantes, lo cual viene a demostrar que el sentido del humor no conoce de fronteras ni espaciales ni temporales, ya que es un libro escrito por un autor japonés en el año 1905.

¿Me ha gustado? Pues sí, mucho. Tiene momentos absurdos pero muy divertidos, en un intento de Söseki, el autor, de criticar la sociedad de su época. Nos encontramos en plena Era de restauración Meiji (1867-1912), que prácticamente coincide con el tiempo que Natsume Söseki tuvo de vida (1867-1916), una época en la que comienza la modernización de Japón. Sin embargo, las clases burguesas japonesas no eran en absoluto aperturistas y rechazaban todo lo que provenía de Occidente. Söseki por su parte estuvo un tiempo en Inglaterra, época de la que no debía guardar muy buenos recuerdos por lo precario de su situación económica, aunque por el contrario aprendió muchísimo de la literatura inglesa. Claramente, en Soy un gato Söseki (que era profesor de Lengua Inglesa) se retrata en el personaje principal del maestro Kushami, al que incluso le endosa una enfermedad estomacal (Söseki murió con 49 años de una úlcera de estómago), aunque más que un retrato se trata sin duda de una caricatura.

Otras obras importantes de Söseki (cuyo nombre real era Natsume Kinnosuke) son Botchan, divertida historia de un maestro de Tokio destinado en provincias (novela con tintes autobiográficos),  y Kokoro, su obra maestra, de obligada lectura en los colegios de Japón. Por tanto, un clásico de la literatura mundial no muy conocido por aquí pero sin duda muy recomendable. 

SÖSEKI, Natsume: Soy un gato. Impedimenta. Madrid, 2010

4 comentarios:

  1. ayer vi tu post y hoy he ido a mirar en la biblioteca de mi ciudad y lo tienen. Cuando termine el que tengo entre manos , me pongo a ello. A mí también me encantan los mininos.

    ResponderEliminar
  2. Pues entonces te gustará este libro. Es muy divertido. Ya me contarás.

    ResponderEliminar
  3. Soy la de la biblioteca y ya me lo he leído. Me ha gustado, sobre todo algunos momentos hilarantes y que todo lo cuente el gato, que no sé cómo pero el caso que es hasta creíble, te metes en la historia y casi te crees que está narrado por un minino.
    Lo que le he encontrado es que a veces era algo lento y se me hacía un poquito pesado.
    Pero en general, recomendable.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te haya gustado.

    ResponderEliminar