lunes, 30 de junio de 2014

Receta: Gazpacho andaluz

Ya está aquí el verano, y ha entrado fuerte, así que nada mejor para abrir boca a la hora del almuerzo que un buen gazpachito fresquito. Hay mil formas de hacerlo, y en cada casa le dan su toque, así que no voy a decir que esta es la receta auténtica ni mucho menos, pero sí es la que yo hago desde hace años, y a mí me gusta. Alguna vez le he añadido algún ingrediente que no suelo poner sólo por probar, pero he terminado por no añadirlo otras veces, porque sí, es cierto que está bueno con cebolla o con un poco de pimiento rojo, pero yo aprendí a hacer este gazpacho con pocos ingredientes, siguiendo un viejo libro de cocina andaluza, y al final me gusta más ese sabor menos dulzón (para mi gusto personal, que no tiene por qué coincidir con el de nadie más en este planeta, la cebolla y sobre todo el pimiento rojo endulzan demasiado). Bueno, en fin, me dejo de rollos y voy al lío. Yo uso estos ingredientes:

- 1 kg de tomates rojos maduros
- 1/2 pimiento verde (de los de tipo italiano de freir)
- 1 diente de ajo
- 1 pepino no muy grande (opcional)
- Sal
- Un chorro de vinagre
- Aceite de oliva (si es virgen extra mejor)

Es muy fácil de hacer. Se pelan los tomates, el ajo y el pepino, se le quitan las semillas a los tomates y al pepino, se trocean y se echan en una jarra. Se trocea también el pimiento, y se bate todo junto un poco. Se le añade la sal al gusto (no mucha), un chorrito de vinagre al gusto también, y un buen chorro generoso de aceite de oliva. Se bate todo muy bien, y se guarda en la nevera tapado hasta que se vaya a consumir, pues mientras más fresquito esté más rico será. A mí me gusta así, espesito, para tomárselo con cuchara en un cuenco, pero la mayoría de las veces le añado agua fría para consumirlo en un vaso, y así sirve de bebida para acompañar a la comida principal. De las dos formas está delicioso.

Otra forma de hacerlo es batir todos los ingredientes sin pelar (excepto el ajo y el pepino, claro) y sin quitarle las semillas, y cuando lo tengamos hecho lo pasamos por un colador. De esta forma sale una crema finísima. Haciéndolo de las dos formas sale bien. Por favor, probad el gazpacho si nunca lo habeis hecho. Es facilísimo de hacer y sale mil veces más bueno que el de bote.
Por cierto, esta vez me dieron en la frutería un tomate unicornio. Qué mono.